27 de enero de 2017

el comentario 6 comentarios

El retrato




En cuanto llegues terminaré de colocar el último retrato que te hice para que te detengas ante él y me preguntes quién es ella. Anónima, es una persona anónima ¿no te parece? Y te alejarás hacia atrás dando un paso, dos, tres mientras centras en tu espalda, con ambas manos, la mochila ocre de piel.

Te ofrezco entonces una infusión de rosas y la aceptas, nunca te has negado a sostener la loza caliente entre tus manos.

Es una fotografía extraña y de alguna manera me inquieta. Así comienza tu conversación y yo te miraré sin contestar y me acercaré a ti con él de la mano. ¿Es tu hijo?, y te cuento que es mi nieto. Tu pequeño, un niño estancado en este espacio, pero eso aún no te lo diré porque he de esperar a que descubras la verdad en unos minutos porque si lo haces antes de tiempo, sin saber aún quién eres en realidad, saldrás corriendo desconfiada y yo tendré que esperar a que vuelva a amanecer y que este día se repita de nuevo para conseguir avanzar un segundo más en esta historia.

Y sigues hablándome inquieta y paralizándote poco a poco a la espera de oír algo terrible. Es como si esa mujer fuera yo, pero claro, eso es imposible. Y entonces me miras y es cuando oigo: ¿no?

La verdad que es una fotografía misteriosa. Es una mujer que está a punto de subir a un avión que tuvo un accidente. Te lo cuento despacio, casi sin darle importancia porque en este punto, si te asustas te irás y todo comenzará de nuevo.

¿Ella murió? Y te contesto, ahora tranquila, a pesar de tus lágrimas, que aún no se puede saber, porque tu imagen quedó congelada en la foto esperando a que tomes una decisión y poder al fin salir del bucle, de este agujero de gusano que repite, cada día, esta historia hasta que tú un día decidas subir al avión y nos liberes, con tu muerte, de este infierno y a mí se me parta, para siempre, el corazón. 




6 comentarios:

  1. Querida Inma, que alegría leerla nuevamente !!!

    Le comento que últimamente ando por la vida con las luces un tanto apagadas y su texto me ha costado un poco de trabajo y varias lecturas.
    Aunque intuyo que lo he entendido, sigo volviendo en un bucle al pasado y me parece que aún no lo he leído.
    Estas paradojas temporales necesitan de lectores más despiertos que yo, pero no puedo negar que su forma de contarnos la historia me ha maravillado como siempre.

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias OPin, un abrazo desde aquí para allá.
      ;;-)

      Eliminar
  2. Me pregunto si esperar consuelo en su muerte o inexistencia tras la tortura de la repetición y la desmemoria, no sería el equivalente de salir de un infierno para entrar en otro. Aunque resulta doloroso tener que mirarte día a día en un retrato que guarda vestigios de ti que otros añoran y en el que no te reconoces.
    Triste historia y bonito texto!
    ¡Abrazotes, Inma!! ;)

    ResponderEliminar
  3. Así son los dilemas de la vida querida Frity.
    Abrazote.
    ;;-)

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd