31 de enero de 2017

el comentario Comentar aquí

Carne cruda sin sabor



Amor discontinuo, pensamiento aglomerado en instantáneas de realidades, que se convierten en semillas de gotas de lluvia. Te amo cuando te veo, abrazados a un crimen de obediencia y pesadillas. Tener que recoger las cosas de un lugar y llevarlas a otro, complicado cuando se tiene que pensar.
Espero, como siempre lo hice. Pero cuando llega la realidad, con el tiempo que debe transcurrir, veo como siempre fuiste la palabra que quise leer.
Te fumo como a un cigarrillo, te desarmo la lengua con líquido seminal. Muerdo, pierdo conciencia. Adentro y afuera hasta que duela, y las palabras son cuasi sordas al suspirar mil plegarias de sudor y cemento de contacto.
Aún, aún sos lo que siempre pensé que podía perder, pero te agarro de la mano y me devolves con sangre que fluye bajo la piel.
Sos, sos, sos, sos, sos, sos, sos, sos, sos, sos, s.o.s.
Y si se puede más, quiero todo. Y si los cocodrilos me comen, estaría bien. Y si la suerte se esconde, creo que entenderé. Y si estás cansado, sé que soy parte de ese cansancio.
Cómo hago. Cómo hacemos cosas, como hago para medir como tu altura.
Soy un pedazo de carne que se degrada, pero solo porque yo quiero. No le echo la culpa a nadie, a mi madre, a mi padre, a la maestra que escribía “zandía” y “vanana”.
Te fumo, mi amor. Poso mis labios y succiono, te anhelo por más de que te tenga, te convierto en alguien a quien no llego a tener. Sé humano conmigo y dejame amarte, mientras soy esta mezcla rara de carne cruda y sentimientos.
Me acepta la vida, pero, ¿Yo la acepto a ella?¿Somos tres, vos, yo, vida?
Estoy embarazada de hoy. Soy hoy lo que puedo, soy vos cuando te veo. Te veo todo el tiempo y no quiero distinto-intento al nuestro.
Tantos charlatanes estas tirando sus anzuelos y tus palabras son justas cuando las oigo, más cuando me lastiman.
Sufro, sufro por no ser libre. Verdad. Puedo decir que me dejas hacerlo, ¿Es la verdad? Soy más persona cuando dejo de serlo, pero me pierdo y pienso que las cosas son de tal forma cuando las cosas son de tal otra forma. Soy un tanque de nafta a punto de explotar. Y ya no puedo decir que dejes eso y me agarres a mí. No me lo permito. Pero saboréame a mí, de todas formas.
Perdón, aunque no quiero ningún perdón. No doy gracias, ya no lo necesito. No puedo. “Mamá, mira que intento, pero no puedo”. Y ahora quiero llorar, pero ¿De qué sirve?
Ya no, ésta vez no, por más que… ya no.
Gracias por todo, pero yo me voy.
Voy a seguir fumando hasta el cáncer.­­­

Valeria Pomidoro



0 comentarios:

Publicar un comentario

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd