31 de mayo de 2015

el comentario 7 comentarios

Ordinales Ordinarios


La primera vez que ella lo vio no sabía su nombre; la segunda, él se lo dijo; la tercera, ya deseaba su apellido. La primera vez que él escuchó su voz pasó todo el día ideando sus labios; la segunda, ella se los presentó; la tercera, ya buscaba una forma de embotellar su aliento y su sabor. 

En la “cuarta”, se la pasaron en el confín masculino de la palabra haciendo de territorios pequeños lugares idóneos para expediciones largas y consiguiendo finalmente residencia prolongada en la quinta del éxtasis luego de tanta ardua, pero placentera caminata. 

Eran maestros de sexto grado soportando ocurrencias de adolescentes, pero esa vez fueron ellos los adolescentes ocurrentes: se convirtieron en lienzo en blanco en el que grabar constelaciones, renombraron las estrellas, se bañaron en sus polvos, encaminaron la vía láctea y siguiendo su sendero lograron que el séptimo cielo les develara mil secretos. 

Fueron raudos en darse cuenta de que en minutos de tiempo podían caber toneladas de clarividencia, la unidad más pequeña del habla se les presentó obsoleta para abarcar tan inmensurable sapiencia y, al describir circunferencias con las pupilas y dividir en octavas los suspiros, crearon un nuevo sistema. 

A fuerza de reproducirlo hasta el hartazgo en una novena de esas en que los días son cortos y las horas infinitas, lo llevaron a desgaste y la décima vez que se encontraron ya cargaban un hábito que no querían rezarse. 

Después coincidieron en una serie de redundancias numeradas: 

Décimo Primera: –El nombre no se me va a escapar de la boca, así que deja de mirarme los labios.

Décimo Segunda: –“En un beso sabrás todo lo que he callado” –canturreó–, decía Neruda. ¡Qué bien viene la cita! El idiota se llama Pablo, por si lo has olvidado. 

Décimo Tercera: – ¡Menudo espía estás hecho! Te doy su apellido para facilitarte la faena o te basta con olfatearme las pisadas. 

Décimo Cuarta: –Menos que eso. ¿A que no sabes quién nos pagará la cena? –Entre sus manos una tarjeta de crédito del sujeto–. ¿El tipo no sabe usar billetera? La próxima, al menos limpien al terminar.

Décimo Quinta: Incrédula le suelta: – ¿No te fijaste en lo reluciente que quedó la casa de tanto que restregamos las paredes? –lo atraviesa con la mirada, relamiéndose.

Décimo Sexta: Resopla, asimila sus palabras entre la decepción y el escepticismo, luego espeta admirado: – ¡Así que no solo les sacaba brillo yo!

Décimo Séptima: –… –ante la revelación la garganta se le quedó trabada y no pudo articular sonido. Cada uno se hundía estupefacto en las pupilas del otro. Negaban dentro de sí mismos. Minutos, solo minutos sosteniéndola y ya la verdad les pesaba. Las palabras murieron atrapadas en sus lenguas.

Décimo Octava: Frente a frente no sabían si seguir observando al ídolo caído o esquivarle la vista. Les faltó aire o empezaron a llenarse de vacío y recurrieron a los suspiros.

Un suspiro… 

Dos suspiros… 

Tres suspiros…

Décimo Novena: Y mientras, las horas se les hacían infinitas: 

Cuatro suspiros… 

Cinco suspiros… 

Seis suspiros…

–No puedo creer q… –suspiro sonoro de él, (el séptimo)… 

– ¡Que te aproveche la cena! –se rueda una silla, retumba una mesa, tintinean un par de cubiertos, se vuelca el líquido de un vaso sobre el mantel, una servilleta es lanzada sobre un plato. Suspiro cansino de ella, (el octavo)… 

Repentinamente se les desvaneció la imagen del dios adorado, el hábito que usaban para rezarle se les percudió de desengaño, se lo arrancaron a jirones, acabaron de tajo con su mutua religión y de a poco se les murió la fe.

Por eso la vigésima vez que se encontraron fueron vestidos de desencanto, no hicieron intento alguno por maquillar o esconder sus cicatrices, el cuerpo se lo untaron de añoranza, cada quien llevó dos gramos de esperanza en el bolsillo. Hicieron un recuento de su historia sin el tiempo, sin las cifras, sin los números; muy quedo el pasado les hizo un guiño y sonrieron escondidos. 

Confiados pusieron las cartas sobre la mesa, pero con la suerte ausente ninguno quiso hacer apuestas. Se les fueron vaciando los bolsillos, el daño causado y recibido les provocó una horrible cacofonía en el oído, les dio vértigo y cayeron en picada diez y una más veces al perder el equilibrio: 

–La novena que te prometí, ya no la esperes.

–La octavita en que nos íbamos a disfrazar, no la celebres.

–La séptima maravilla que nos faltó encontrar, ya no la busques.

–Del sexto sentido que desarrollamos juntos, ya no presumas.

–A la quinta que resguarda nuestros nombres, no regreses

–Por la cuarta avenida en la que siempre coincidíamos, ya no te pases.

–El tercer piso que nos servía de guarida, ¿quién se lo queda?

Un segundo…

El último metro que les faltaba para terminar el descenso, solo duró un segundo. Pero la despedida, todavía se preguntan si alguna vez empezó.

Ahora ella cuando lo ve no lo saluda. Él sigue de largo cuando escucha su voz. Sin embargo, en honor a esas primeras veces y a ese incierto adiós, la una se la pasa entonando su nombre en silencio y el otro, recordando su sabor.


Fritzy Zamor

Leer más

29 de mayo de 2015

el comentario 4 comentarios

Cómo es imposible


¿Cómo me quito esto que oprime mi pecho? Las palabras no son suficientes, el espacio para contenerlas es poco. Están enjauladas, frenéticas por llenar tus oídos.

Siempre que pienso en ti, siempre que pienso en nosotros y en lo que somos mi sonrisa me engaña, me inventa que te quiere y a la que vez que no te extraña.

Siempre que pienso en ti los pensamientos vuelan y el reloj me abandona atrás dejando huellas de sus afanes sin rumbo, evidencias vanas de mi naufragio.

Si tan solo pudiera verte para decirte lo que pienso; si tan solo pudiese viajar en el tiempo, tomarte de la mano por siempre y susurrarte cuántas veces quiera de la dulzura de tu nombre y la belleza de tus ojos.

¿Por qué me haces tanta falta y a la vez te detesto tanto? Te detesto por no poder darte lo que quiero, lo que puedo.

Esta conciencia febril que devasta mi alma, que no me deja romper en exclamaciones poéticas de amor eterno… ¿Por qué es tan imposible tenerte a mi lado?

¿Qué me diste? ¿Con qué me hechizaste para que te amara tanto, tan rápido? Cómo me deshago de este amor loco y desenfrenado.

¿Cómo le digo a mi pensamiento que no te necesito? ¿Cómo le ordeno a mi cuerpo de deje de buscarte con todos sus sentidos, anhelando tu aire, tu aroma, tus manos….?

¿Qué voluntad despertaste en mí para que te esperara con ansias cada vez que cruzas el umbral de esa puerta en las mañanas? ¿Cómo me quito este dolor que siento cuando no me hablas?

¿Qué se supone que debo hacer para convencerme de tu definitiva ausencia, por que amarte es lo prohibido, lo que no puedo… lo que no debo… cómo te encierro en el olvido?


K. Beruang
Leer más

27 de mayo de 2015

el comentario 6 comentarios

Cenicienta y la nieve


"El hijo del rey insistió en verla, pero la madre le replicó:
-No, no, está demasiado sucia para atreverme a enseñarla.
Se empeñó sin embargo en que saliera y hubo que llamar a la Cenicienta.
Se lavó primero la cara y las manos, y salió después a presencia del príncipe que le alargó el zapato de cristal; se sentó en su banco, sacó de su pie el pesado zueco y se puso el zapato que le venía perfectamente, y cuando se levantó y le vio el príncipe la cara, reconoció a la hermosa doncella que había bailado con él, y dijo:
-Esta es mi verdadera novia.
La madrastra y las dos hermanas se pusieron pálidas de ira, pero él subió a la Cenicienta en su caballo y se marchó con ella, y cuando pasaban por delante del árbol, dijeron las dos palomas blancas.
Sigue, príncipe, sigue adelante
sin parar un solo instante,
pues ya encontraste el dueño
del zapatito pequeño."

                                                ...............................................................................

Hacía ya tiempo que no tenía las llaves de casa. Había pensado en llamar a alguien que abriera la puerta. Pero pesaba más el miedo de ser descubierta que las ganas de libertad. No podía usar el telefono porque él controlaba las llamadas.

Se sentó al lado de la ventana, escondida detrás de las cortinas. Quería ver nevar. Abrió un poco la ventana para que entrara el aire fresco y limpio de la tarde, y algunos copos de nieve irrumpieron con el viento para deshacerse en el suelo de la cocina. Acercó la nariz a la rendija e inspiró profundamente con los ojos cerrados. Sabía que, después de haber respirado el frío cortante del exterior, sentiría aún más el olor que flotaba dentro de la casa.

Érase una vez un día en el que Cenicienta fué encerrada y todo lo que había en el castillo quedó encerrado con ella. Todo. Para siempre.

La basura se acumulaba bajo las ventanas de la cocina. El Príncipe no había querido balcón. Por miedo a los ladrones, decía. Para que no entrase nadie. Las bolsas negras se amontonaban en los rincones y Cenicienta abría todas las noches la ventana para ventilar las esquinas.

Mientras bajaba las persianas oyó el teléfono. Su rostro aparecía en la pantalla y respondió obediente.

“¿Si?”. “He salido”. “Hasta luego”. Y colgó.

Cojeando silenciosa fue hasta la ducha, se desnudó y se metió dentro. Sabía que aún tardaría media hora en llegar. Su Príncipe. Reguló el agua caliente y la dejó resbalar aliviada sobre la piel desnuda. En algunas partes del cuerpo la temperatura le molestaba. En los moratones de los muslos, en los nudillos irritados y secos, y esa tarde, en especial, le dolían los labios. Rojos, calientes, como si hubiese dibujado una sonrisa de payaso con el pintalabios. Intentó evitar que el agua cayera directamente sobre ellos. Se enjabonó con esmero, con el gel que él le traía y que le gustaba tanto. Cuando entraba por la puerta se lanzaba sobre ella y le consumía el cuello de tanto respirar su pefume durante los angostos y bruscos abrazos.

Se puso el albornoz, áspero y viejo. Tenía tantos años como ella. Al principio vivían de aire y amor. De pan y caricias. De zapatos de cristal repletos de sueños. Pero mientras el Príncipe guardaba y guardaba, Cenicienta no veía ni un céntimo. El tiempo traería castillos y deseos cumplidos. Él prometió y ella creyó hasta la última palabra.

Se quitó la humedad del pelo con la toalla para no consumir electricidad. Se habría secado solo a pesar del frío. Además, a él le gustaba más así, el pelo húmedo y suave.

Buscó las bragas. Cuando le hubiera devuelto las llaves tenía que salir a comprar nuevas. Le quedaban solo tres en el cajón y no se acordaba dónde habían ido a parar las otras. Se puso crema en las manos secas y esperó.

Todo fué muy rápido. El ruido de las llaves, la puerta que da un golpe. Su príncipe que le olfatea hambriento el cuello y ella que se deja hacer tumbada en la cama. Nubes de sangre en los ojos y un sueño imprevisto que dura una hora.

Cuando Cenicienta se despertó todavía nevaba. Al fín y al cabo no había pasado mucho tiempo. Se levantó y buscó algo de ropa. Era un armario muy bonito. Antiguo, pero de verdad, barnizado con aceites especiales y tapizado por dentro con papel de terciopelo rojo y blanco. Le encantaba aquel armario, que sabía de otros tiempos, más felices, quizás, y lejanos de ellos.

Cada estante mantenía un orden preciso. Las prendas estaban dividas por principios que sólo ella conocía. Y cuando su Príncipe cogía atuendos de vez en cuando y casi a ojos cerrados, Cenicienta abría las grandes puertas y volvía a colocarlo todo en el lugar exacto donde debía estar.

Su parte del armario estaba casi vacía. Hacía ya mucho tiempo que no salía de casa y antes lo hacía sólo para comprar alimentos o llevar al niño a la escuela. En el último mes, desde que ella lo había hecho enfadar, nisiquiera sacaba un pie al rellano.

Se puso un chándal. Ya no le servían los sujetadores, se había quedado tan delgada que seguramente su Príncipe estaría contento porque podía cogerla en brazos sin dificultad. Después del embarazo no había querido tocarla hasta que los kilos de más habían desaparecido.

En la cocina su Príncipe estaba cenando. Qué tonta. Había traido comida y ella no había sido capaz ni de darse cuenta de las bolsas que llevaba en la mano entrando por la puerta.

Calentó su plato mientras él se levantaba y salía de la cocina sin decir una palabra. Le dió tiempo a sentarse y comer sólo algunas cucharadas porque volvió a entrar. Su Príncipe cogió el plato y lo lanzó al suelo, rompiéndolo en mil pedazos y con la misma energía la arrastró por las baldosas de toda la casa hasta la habitación.

Al cabo de unas horas abrió los ojos. Se había dormido otra vez. Quién sabe porqué le sucedía tan a menudo últimamente. Se acordó que la cocina estaba por limpiar. Eran las únicas cosas que conseguía hacer ya. Ordenar la cocina, llenar bolsas de basura para apoyarlas bajo la ventana, abrir los batientes, ducharse y volver a la cama. ¿Que fuera por eso que la casa olía de esa manera?. ¿O eran imaginaciones suyas?. Él no decía nada, no se quejaba. A lo mejor era ella que se lo inventaba, el olor.

Cuando se volvió a tumbar sintió que le picaban los brazos y le dolía la cabeza. Su Príncipe decía siempre que eran fantasías, sujestiones, que no tenía nada. Que debía tomarse las pastillas. Pero Cenicienta se negaba porque, antes o después, habría olvidado a su niño. Y ella no quería olvidar su carita dulce. Ni sus sonrisas, ni su mano suave y caliente mientras caminaban hacia la escuela.

Estaban casi siempre encerrados en casa. Pero al pequeño no parecía importarle. Su madre era su mundo, no necesitaba nada más. Y se abrazaban, se besaban y el papá no la tocaba hasta que no lo acostaba en su cuna.

Érase una vez un día en el que el Príncipe decidió acompañarlo a la escuela. “Lo llevo yo”. Y el corazón de Cenicienta tropezó con una piedra oscura. Pero los dejó ir.

Aquel día volvió sin su hijo. “Está en el hospital”, dijo, “te acompaño”.

Hallò su niño ya dormido, arropado con una sábana. Apartándola con suavidad pudo besar su carita violácea y las suaves manos frías como el hielo. Se rompió una cuerda dentro de su alma; cayó una montaña; se partió en mil pedazos el cristal del que están hechas las vísceras de una madre. Y la oscuridad se posó dentro, para siempre.

“Él lo amaba como yo”, se decía todas las noches desde entonces. Su Príncipe silbaba, ya a los dos días, pero ella estaba segura que sentía el mismo dolor. Porque el hijo lo había querido él, tanto como para recordarle todos los días desde el matrimonio que su útero servía para algo. Claro que lo amaba, su niño.

Durante algunos meses todo se había reducido a nada. La casa se le caía encima, el mundo se le caía encima. Cada cosa había perdido su sentido. Decidió que tenía que salir, caminar, respirar.

Y entonces lo conoció.

En aquellos días, su Príncipe no se había llevado todavía las llaves. Llamaba continuamente para asegurarse que estuviese en casa. Pero Cenicienta había descubierto que durante un par de horas, siempre las mismas, el telefono permanecía silencioso. Y sentenció, en un destello de audacia, que habrían sido sus dos horas de libertad.

Se arriesgó sin pensar y aceptó un café. Nunca se había tomado un café sola con otro hombre que no fuese su marido. Llena de osadía se sintió fuerte y el coraje se llevó como el viento, durante un momento, la carita dulce y las manos suaves que la torturaban desce hacía tanto tiempo.

Mientras bebían el café lo estudiaba escondida detrás de su taza. La postura de las manos y de los pies cuando se sentaba, la manera de quitarse la bufanda y el abrigo. El recorrido de las gotas de lluvia que se deslizaban desde la punta de los cabellos, pasando por el cuello, hasta desaparecer dentro de la camisa. El movimiento de la lengua sobre los labios después de cada sorbo de café. Era una imagen con una sensualidad tan olvidada que le parecía verla desde fuera de su propio cuerpo, observando la escena de lejos, desde otra mesa, desde el exterior del local, a través de los cristales.

Hablaban moviendo la boca, pero diciendo muchas otras cosas con los ojos. Él sabía todo, estaba segura, pero no se avergonzaba. Le llegaba el perfume de su ropa bien planchada y pensó absurdamente que no conseguía adivinar que detergente usaba, porque hacía ya mucho tiempo que ni siquiera ponía la lavadora.

Sintió el cable imaginario y cargado de electricidad que reducía la distancia entre las tazas y las bocas, cada vez más cercanas. Y, sin saber cómo, se encontró con unos labios grandes y delicados que habrían los suyos buscando el sabor del café que empapaba su lengua. Fue una explosión, dentro de sí, aunque le pareció que el estallido se habría podido oir a kilómetros de distancia. Todo el universo se había concentrado entre dos bocas. Sonrió por primera vez desde hacía muchas semanas.

Oyeron un fuerte retumbo, esta vez era la puerta del bar que se habría con rabia. Tonta. Que tonta había sido. Esa cafetería estaba tan cerca de casa...

Con increíble moderación y control su Príncipe la sacò del bar. Le sujetaba el brazo con fuerza, los hematomas le durarían dos semanas. Pero, mucho más tarde, de aquel momento sólo recordaría la ligera presión en los labios y el sabor del café.

Érase una vez Cenicienta, que ya no se acordaba de casi nada. Sólo que las llaves habían desaparecido, robadas por aquella voz que no grita nunca pero que no se puede desobecer.

Le repetía mil veces por las tardes que se arrepentía, pero luego se refugiaba entre las sábanas sucias cuando cada noche su Príncipe se iba quién sabe donde para no volver.

En el cajón de la mesita tenía un pequeño chupete. Su Príncipe quiso liberarla tiempo atrás de todos los recuerdos del niño haciendo desparecer cada cosa. Pero ella había escondido con cuidado dos pequeños tesoros. Un sonajero y un chupete.

Cenicienta se lo ponía en la boca todas las noches para dormir y con la mano aferraba el sonajero sin hacer ruido. Y pensaba en el rostro de su hijo, que despacito desaparecía entre los recuerdos, disolviéndose como una nube de humo. Pensaba al café y al sabor diferente que le da otra boca. Pensaba al gel de ducha, que estaba acabándose y que su Príncipe seguramente se acordaría de comprar. Pensaba a la ventana de la cocina, que tenía que cerrar porque estaba nevando todavía.

Érase una vez Cenicienta, que consiguió dormirse y soñó, como todas las noches, que el Príncipe le traía su zapatito de cristal perdido.


Carmen Lozano

(my image artist)
Leer más

25 de mayo de 2015

el comentario 4 comentarios

El escritor primerizo


Hoy siento la necesidad de escribir, es una sensación desestresante y es como si liberara a mi cuerpo de aquellas cargas que me corroen a través de la mente. No es si quiera una forma de pensar, apenas la musa llega y las letras brotan como semillas de un pastizal. Escribir es como una reacción cuyos estímulos encuentro en la soledad, al amor, a la arraigada necesidad de amar, pero en otras a un sentimiento que brota desde mis entrañas. No sé cual sea la forma adecuada de hacerlo, apenas y puedo pensar, y escribir a la vez. Apenas y pueden mis ideas coexistir en un tumulto de palabras, a veces, sin sentido, en otras sin dirección pero siempre es mi alma, la que, con lágrimas o con alegría lo hace.

Cohuo Nic Leunam
http://letradas.blogspot.es/
Leer más

23 de mayo de 2015

el comentario 3 comentarios

No hay lugar como el hogar


No hay lugar como el hogar

Eso decía Esteban Medina cuando le preguntaban acerca de su situación de encierro e introspectiva que eran circunstancias muy comunes en su rutina.

Esteban era un hombre de treinta y cinco años, gordo y con una barba larga de pordiosero pintada de blanco por los años que se le adelantaron en ese aspecto. Era un tipo muy alegre, pasaba sus días encerrado en su cuarto experimentando el efecto de calmantes constantemente durante el día. No encontraba mejor placer en el encierro del mundo introspectivo en el que vivía. Ese mundo era perfecto para él. Era como la imaginación de un niño con todo a su gusto y sus pensamientos no eran suposiciones de la realidad, sino que eran esta misma. No existía ironía ni contradicciones, todo se regía con una ideología explicita sin ambigüedades.

Sus horas se solían consumir bajo el fuego de una pasión perfeccionista ante cualquier aspecto que lidiaba el ser humano. Cosas complicadas como el equilibrio de la economía, la cambio por el simple hecho de que si tu encontrabas el oficio de tu agrado, tus deudas se reducirían a cero por la eternidad. Claro, porque ningún hombre puede vivir en constante ocio. Pensaba que este siempre tiene que estar en constante actividad mental no importaba cual, de lo contrario se pudriría en sus propios pensamientos ignorantes y se construiría una doctrina basada en estupideces y calamidades. Otras cosas como la malicia, los actos vandálicos y crimen en general, no existían en su plano de mundo perfecto. Toda la gente se ayudaba una con otra sin intención de recibir nada a cambio. Pero la misma naturaleza de la ideología hecha por Esteban hacia que, por inercia, se devolviera un favor al prójimo. Era parte del círculo vicioso de su utopía.

- No hay lugar como el hogar

La política no existía. Se vivía de una manera parecida al comunismo pero sin un líder que diera mandatos. Todos eran sus propios jefes y gozaban de un libre albedrio con un criterio muy racional. No existían impuestos ni nadie que te cobrara parte de tus ganancias porque, en primer lugar, nadie se basaba sobre un sueldo al trabajar y, en segundo, porque los logros, a base de esfuerzo, eran del mismo individuo que los conseguía. El orgullo era una parte importante de esta pequeña utopía. Cuando conocías a alguien, no se le juzgaba por su familia, su dinero y ni siquiera por lo que hacía para ganarse la vida. Se le juzgaba a alguien por sus logros y metas. Por lo que habían logrado con su vida. Las conductas superficiales no podían existir en este pequeño mundillo construido por Esteban.

Este mundo le había proyectado la mente de esteban. Era lo que su conciencia le decía que habitaba haya afuera. Era una utopía increíblemente perfecta que gozaría después de salir del manicomio en el que, por desgracia, nunca saldría.

Esteban fue el primogénito de una mujer esquizofrénica que sufría claustrofobia llamada Laura Medina. Esta fue violada por uno de los doctores del manicomio, dejándola embarazada y más perturbada que antes. Durante el parto ella falleció y Esteban nació con síndrome de Down junto con una agresividad terrible. Por defecto, quedo en el manicomio y en la misma habitación que su madre. Era el mismo doctor que violo a su madre el que le daba los calmantes. En un ataque de rabia, Esteban le arranco la oreja al doctor y este murió desangrado en la habitación acolchada. Desde entonces se le coloco un bozal junto con una camisa de fuerza para la seguridad del próximo doctor.

- No hay lugar como el hogar.

Gritaba mientras el doctor le daba los dos calmantes para que Esteban pudiera volver a soñar con el mundo que imaginaba haya afuera. Los demás doctores tomaban nota de lo que hablaba cuando describía la utopía y ellos carcajeaban en la sala de descanso, donde tomaban su café de la mañana antes de ir con sus pacientes.

Se sentían tranquilos de vivir en el mundo normal.

- No hay lugar como el hogar.
 
Adrián Cota

Leer más

21 de mayo de 2015

el comentario 3 comentarios

Luna Maldita, Ultima Noche


Cuantas veces habrán insultado a la noche, cuantas veces habrán maldecido la luna. Cuantas veces he deseado que el mismo cielo nocturno que cubre mis instantes se torne infinito y se quede inmóvil para siempre. Cuantas veces he deseado que no haya una ultima noche o que esa ultima noche no marque un final. Esa luna que brilla sin muerte, que yace sin vida, que adorna el panorama de los vestigios de la perfección, esa luna que decía ser mágica. Noche de amores, luna de olvidos. Llena en invierno y media en verano, luna de atardeceres, noches de prolongadas madrugadas. Lunas de besos, noches de amores, luna testigo de madrugadas iluminadas por la presencia, madrugadas en compañía. Luna maldita, noches de infamia, tantos deseos y tanta distancia. Luna maldita, la misma luna, cielo estrellado, el mismo cielo. Luna maldita, tu que eres testigo de sus noches cuando yo no estoy a su lado, tu que te reflejas en su pecho cuando no esta contra el mío. Noche de infamias, tu que fuiste testigo de nuestro viaje y ahora te encargas de poner el obstáculo final antes de la despedida, nuestra ultima noche, el resto es incierto. Noche de infamias, tu que fuiste pasión cruda y amor sincero. Luna de letras, noches de escritos. Luna de tertulias, noches de café. Noches llenas de él, de nosotros, de nuestras compañías. Luna vigilante, declarante de todas mis tristezas y fiel beneficiaria de cada una de mis lagrimas. Cuantas veces habré insultado la noche, cuantas veces me habré arrepentido de vivir una noche, cuantas veces he deseado vivir de nuevo una noche. Luna maldita, maldita luna. Hoy estamos tu y yo, tu estas conmigo, estamos solas, pero también estas con el. Luna de infamias, noche maldita, afortunado el que puede verte, afortunada tu que puedes acecharlo, tu que tienes el privilegio del que carezco, regálale tu mas brillante resplandor, dile que es de mi parte, dile que te esta viendo y que yo te estoy viendo. Sé intermediaria del ultimo amor para siempre, dile que en cada rayo de sol que reflejas hay un pedazo de mi corazón que late incesante esperando el día en que podamos volver a verte en compañía, siendo solo uno. Dile que tu brillo es por mi, dile que quiero que alumbres sus noches. Tu, luna de infamias, dueña de mi recelo y mi envidia, tu que puedes tocarle la piel que yo no puedo, con tu resplandor, hazle saber que le pertenezco. Noche maldita, luna de infamias, él que se duerme en tu seno que antes era el mío, tu que le ves soñar, que le escuchas respirar, tu que escuchas mis lamentos y desvaneces mis sonrisas. Quédate opaca, estrellada y opaca, regálale plenitud y serenidad. Luna de lunas, noche de estrellas, tu que conoces de mis tristezas, no le cuentes de mis desgracias, escóndele lo que siento y no le hagas saber que lo extraño, dile que lo necesito, no le cuentes que me muero en su ausencia, no le digas que derramo mil lagrimas, dile que mi amor no se acaba. Luna maldita, noche de infamias, luna de lunas, noche estrellada.


Alejandra Fonseca A.


Leer más

19 de mayo de 2015

el comentario 7 comentarios

El abrazo


Qué rico es despertarse así, con la lluvia golpeando la madera de la cubierta y un cuerpo ajeno procurando la tibieza del mío, espalda contra espalda y nalga contra nalga. Así nadie quiere despertar, ni siquiera yo, y creía que tampoco él pero súbitamente trata de librarse de mí, seguramente porque los otros ya se fueron; por eso me volteo y lo abrazo, evito que se mueva, y lo estrujo así, para permanecer los dos juntitos. Pasa un rato y me doy cuenta que se empieza a enfriar, ya hasta lo están enterrando, ¡tan bien que estaba! Ahora tengo que salirme de esta caja de muerto y buscar a otro que me caliente los huesos.

 Alérgeno
http://letrasyliteraturaalergeno.blogspot.mx/
Leer más

17 de mayo de 2015

el comentario 8 comentarios

De tal palo...


Ver, oír, callar. Así se definía mi vida antes de conocerla. Solo veía, oía y callaba.

Observaba las injusticias que cometía mi jefe. Escuchaba los insultos y la información que le comprometía. Callaba su trato inhumano hacia ciertas personas.

En cierta forma, era un modo de supervivencia "mientras menos destaque mejor me va" eso me decía a diario, en verdad quería creerlo, yo me busque ese tormento.

Ojalá pudiera recordar la cantidad de años que sobreviví bajo esa norma autoimpuesta. Sobreviví, mas no viví.

Solo veía los problemas ir y venir. Como en todo en esta vida, había temporadas buenas y temporadas malas. Corrijo, había temporadas malas y temporadas peores.

Mi parte se hacía bien, siempre mantenía limpia la oficina y los corredores...y los baños. Me tocaban insultos de vez en cuando pero contadas ocasiones pasaba a mayores, solo un par de veces tuve que ser hospitalizado. No tenía nadie que me visitara.

Todo cambió de repente cuando ella llegó, una nueva empleada. De no ser por el gafete hubiera jurado que era un ángel. Tanta perfección, no había manera de que fuera terrenal.

Su presencia alegraba el día de cualquiera. Hasta el de mi jefe, quién parecía sentirse avergonzado cada vez que se encontraban. Luego me enteré de que ella era su hija.

Cuando me tocaba limpiar la oficina de ese ser perfecto y puro procuraba hacerlo mejor que de costumbre, generalmente dejaba una rosa sobre su escritorio. Lo cual no tenía sentido pues empalidecía ante su belleza.

Pero que mas podía hacer alguien como yo, una persona que vivió toda su vida entre escobas y libros. Tenía que agradecerle con acciones, tenía que darle las gracias por existir.

Un día, ayer, decidí hacerle un poema. Nunca antes había sido tan elocuente con mis palabras, sin embargo, jamás pensé que mi poema fuera digno de ella. Pero no podía aspirar a mas, la sensación que ella transmitía era indescriptible. Ni el mismísimo Neruda hubiera sabido expresarse mejor que yo.

Esta mañana, en lugar de la rosa, coloque el poema escrito con la mejor de mis letras. Ilusionado con que lo leyera y aunque fuera un poco pudiera sonreír.

No me había dado cuenta que rompí mi propia regla, destaqué ante mi jefe. Y de la peor de las maneras, halagaba a su hija.

Hace 5 minutos me mandó a llamar y yo, temeroso, acudí a su oficina. Ahí estaba él junto a su hija, pero ella no parecía más un ángel. Tenía una risa que yo catalogaría como demoníaca y sus ojos desprendían una sensación espeluznate. Incluso peor que su padre.

Ella no era tan fuerte, tuvo que pegarme con un palo...al ver que no surtía efecto se cansó y saco una pistola. Vaya que la sujetaba con naturalidad.

¡Vaya tonto que fui! Me dejé engañar por ella y ahora estoy recostado dentro de una bolsa exhalando mi último aliento. Olvidé dos cosas: La primera, no tenía que romper mi regla; la segunda, aquél refrán que decía "De tal palo...".


Leer más

15 de mayo de 2015

el comentario 8 comentarios

Los cuentos de la abuela


Mientras sigamos siendo lo que somos, cuando el sol se pone a todos nos gusta sentarnos delante del fuego para que nos cuenten historias. Os dejo la mía para hoy:

“Le gustaba pasear en el cementerio. La costumbre le venía de chico, cuando su abuela le llevaba todos los domingos a limpiar la tumba de aquel abuelo al que no conoció.

Llegaban siempre temprano, nada más abrir las grandes puertas de hierro; caminaban despacio hasta el final de la segunda senda de piedra, y allí, entre un domador de leones muerto en pleno espectáculo y una maestra de escuela, se encontraba la lápida familiar.

Con esmero quitaba el polvo al mármol la abuela mientras él tiraba las flores marchitas y cambiaba el agua verde de los jarrones. Tras el aderezo venía el desayuno, la abuela se sentaba sobre la lápida del esposo muerto y sacaba de una bolsa pan, queso y dulce de membrillo; con esmero cortaba para su nieto una gran rebanada del pan oloroso y tierno y observaba como este comía con el hambre que solo tienen los niños.

Tras el refrigerio la abuela se sacudía las migas de la falda, guardaba el cuchillo mellado en la bolsa, se acomodaba mejor en su asiento y comenzaba una de sus historias. Esa era sin duda la mejor parte del día, las historias.

Cuando la abuela faltó, continúo acudiendo al cementerio todos los domingos, ahora limpiaba dos tumbas y nadie le contaba historias, lo único que no había cambiado era el desayuno. Para llenar el vacío de los cuentos ausentes comenzó a imaginar sus propios relatos, y así, leía las lápidas de los difuntos y rellenaba los huecos que había entre las dos fechas.

Todos sus muertos eran personas muy interesantes con vidas llenas de aventuras. Las mujeres eran bellas, los hombres valientes, sus historias estaban llenas de pasión y heroísmo. Poco a poco su propia vida se fue desdibujando, perdió el interés por las cosas cotidianas y comenzó a habitar un mundo imaginario en el que los difuntos eran sus compañeros. Andaba todo el día como los enajenados caminando sin rumbo y hablando solo. Su familia decidió internarlo, -es lo mejor para él-, se decían tratando de autoconvencerse.

En el manicomio, lejos de recuperar la cordura, su enfermedad fue a peor, ahora los muertos le visitaban por las noches, le susurraban al oído, le enviaban mensajes para los vivos. Atrapado entre dos mundos, así se sentía, agotado de tanto escuchar vidas ajenas.

Una noche de insomnio sofocante, al límite de sus fuerzas, decidió invocar a la abuela muerta:
-Abu por favor, échame una mano, no puedo más, habla con tus compañeros diles que me dejen en paz, necesito descansar, recuperar mi vida, salir de aquí.
Entonces una voz lejanísima y muy débil contestó a su ruego:
-No te molestarán más, te lo prometo, pero a cambio necesitan que hagas una cosa.
-¿Qué cosa abu?
-Escribe sus historias, cuéntalas para que no se olviden, para que no se pierda su memoria. Las de todos; las de Carmelina la pianista con seis dedos en cada mano, la de Alfredo y su miedo a las mariposas, la de Juan y su afición a vestirse de mujer, la de Herminia y sus amores con su cuñado. Ponlas todas por escrito y te garantizo que no te volverán a visitar.

A la mañana siguiente pidió papel y lápiz y debajo de la ventana comenzó a escribir”.
 
Mónica Sánchez García


http://aguaconlimon.com/
Leer más

13 de mayo de 2015

el comentario 4 comentarios

Eterno


Y de repente, como si solo hubieras sido una breve brisa refrescante de verano, ya no estabas. Me encontraba solo. Las mejillas aun mojadas por las tibias lágrimas se estremecían al contacto con el frío viento invernal mientras observaba como lentamente un taxi se llevaba una parte de mi corazón. Dos almas unidas por el amor pero separadas por el destino, un cruel destino. Una guerra librada entre el amor y el prejuicio. ¿Quien ganaría? ¿Tendríamos la fuerza suficiente para superar todos esos obstáculos que la vida había sembrado a lo largo de nuestro camino? Parecía un final ineludible que ninguno había elegido pero que no sabíamos como cambiar. Tal vez los astros y todos los dioses juntos habían complotado para que finalmente tuviéramos tal desenlace trágico. Tal vez solo era la suma de nuestros errores. Dicen que el primer amor nunca se olvida, que es tan fuerte que marca a fuego una cicatriz en nuestros corazones y mantiene unidos a los amantes por toda la vida. Pasara el tiempo, cambiaran las estaciones y quizá florezca otro querer pero nunca podre olvidar ese amor tan puro de dos adolecentes aventurándose a obedecer por primera vez la voz de su corazón. Un amor que superara las barreras del tiempo y del espacio. Un amor eterno.



Rodrigo González
Leer más

11 de mayo de 2015

el comentario 7 comentarios

Guerra Fría


Yo no hubiera querido que se encontraran esos dos, cara a cara, y mucho menos que lo hicieran en un terreno tan lleno de objetos punzocortantes y baratijas con carácter proyectil, como mi casa. Venga pues, que las cosas ya no parecían irle tan mal a mi hermana Gabriela con la sonadera de tripas que la acuciaba desde un mes atrás. Pero para el carácter hipocondriaco que tenía, se enfrentaba a una situación completamente anómala y desesperante (en sus propias palabras), así que no pudo guardarse sus problemas gástricos para ella misma y se puso a exponerlos a cuanta gente encontraba por el camino. Y de entre esa gente, oh desgraciadamente, tuvo que recurrir a la ayuda de sus amigos más confiables para esos casos: Lorenza y Gumaro.

Esos dos traían un pleito insoluble de años, que acabó irremediablemente con un divorcio bastante mal enfrentado, con división de bienes, abogados de pensión e impuestos y sobre todo, el cierre de un consultorio en que ambos atendían una buena cartera de clientes. Como médicos de lo familiar, el antes matrimonio infeliz, se ocupaba de diagnosticar casos más bien comunes y después remitirlos a especialistas, si así fuera necesario. No sé si una de las principales causas de sus desaguisados eran las discrepancias en las evaluaciones o si éstas ocurrían porque ellos ya se odiaban desde antes, el caso es que Gabriela conocía a la perfección toda la historia, sin embargo aún así se reunió con ellos por separado y expuso los síntomas que tan mal la dejaban en situaciones cotidianas.

Primero Gumaro, durante un café que le quedaba cerca de la clínica en que ahora prestaba servicio nocturno, escuchó con paciencia a su atribulada amiga y concluyó con rapidez que era una alergia común al gluten, prescribió una lista de alimentos prohibidos y un seguimiento del progreso. Luego Gabriela le hizo una muy breve visita a Lorenza en el consultorio que empezaba a montar con un médico muy bien parecido, donde utilizaba métodos alternativos a la medicina alópata. La amiga, examinando la evidencia encontró que mi hermana tendría una deficiente absorción de líquidos en el intestino delgado y recetó un medicamento naturista.

Hasta ahí todo bien, pero Lorenza sospechando (con toda razón) que el ex marido también sería consultado, comenzó a llamar a Gabriela casi todos los días para informarse de su salud. La combinación de los remedios había empeorado los síntomas y mi hermana se quejaba amargamente hasta que al final termino por confesar a ambos que nada le sentaba bien. Entonces Gumaro se presentó en casa una o dos veces por semana, llevando todo tipo de alimentos sin gluten. Esperaba hasta que la paciente comiera todo para llevarse sus conclusiones, necesitaba tener la razón por lo menos en esta. La amiga hacía también preparaciones, donde el apuesto doctor metía mano, y citaba a su enferma más de una vez semanalmente, atribuyéndose los avances. Gabriela se convirtió en el terreno en que ambos seguían con un combate inacabado con las firmas de divorcio.

Así que pasó lo que tenía que pasar. Un día Lorenza trajo a casa un frasco lleno de chochitos para mejorar la digestión y Gumaro tocó la puerta con una canasta rellena de bizcochos que él mismo había preparado convencido de su victoria alimenticia. Yo había gozado mucho en el proceso, mientras ambos se disputaban el remedio más eficaz, pero cuando abrí la puerta de la calle y vi a Gumaro todo sonriente, mientras en la sala Lorenza daba instrucciones para tomar su pseudo-medicina, no negaré que me entró vértigo. Se saludaron muy educados sin darse la mano, ambos decididos a no abandonar la plaza. Gabriela ofreció bebidas y Lorenza se levantó a ayudarla, mientras le hablaba de las nuevas tecnologías naturistas. Cuando regresaron con unos tés de hierbas para los cuatro, el espacio se hizo más hostil al abrir Gumaro unas galletitas de salvado glutenfree y anunciar que ahí estaba la solución definitiva, más fibra sin aditivos. La divorciada se tragó con dificultad un pedazo de la pasta seca confeccionada por el divorciado y el ex esposo fingió una cara de interés ante la explicación de la homeopatía que hizo la ex esposa.

El ambiente era espeso como las galletas y absurdo como los chochos, pero nada de que se iban, esperando en tensión cualquier comentario para desacreditarse mutuamente. Cuando Lorenza mencionó a su nuevo compañero de consultorio y Gumaro se puso en la orilla del sillón con intención manifiesta de lanzarse a apretarle el gaznate, Gabriela tomó una taza con té caliente y muy tranquila deslizó un –muchas gracias por sus consejos, pero desde que cambié las cinco tazas de café diario por hojitas hervidas, santo remedio.

Yo me reí, Gabriela se rió y los otros dos lo intentaron, de verdad que lo intentaron. Lorenza dijo que tenía algunas consultas programadas y que no podría quedarse más tiempo y Gumaro se fue cinco minutos después con una alegría vacía de que las alergias no se enconaran en el cuerpo de mi hermana.

Con todo, de vez en cuando le llaman por si algún otro enigma médico se le presenta.


Leer más

9 de mayo de 2015

el comentario 5 comentarios

Juan el don nadie


Esta historia, como en cualquier otra, inicia, siempre con el afán de entretener, no es la del típico hombre que sufre bajo el yugo opresor, tampoco la de aquella mujer cuyas desventuras están rodeadas de amor y traición. Juan inicia sus mañanas como cualquier otro ser humano, y tú allá te preguntarás – ¿Qué hace Juan que haga perder mi tiempo en leer su historia?, pues, yo desde este cómodo lugar he de responder, –No hace más que ser un vil vago. De hecho, Juan no tiene casa, ni comida, aunque si ropa –Qué sería de Juan si el mundo le viese como dios le ha traído al mundo, si así fuese, la historia se llamaría Juan bajo la opresión de la psiquiatría.

Pues Juan si acaso tuviese gracia alguna, podría entretenernos con esa chispa mágica de hombre carismático y de buen vivir; pero no, Juan es un amargado que va por la vida, gruñendo, haciendo un infierno a quien se le atraviesa… las palomas odian a Juan, es quien les roba el pan que otros ancianos tiran desde sus balcones, en aquellos edificios que se sitúan a un costado de su incipiente choza.

Ve a aquellos niños que le apuntan con el dedo índice, mientras maldice a sus madres, éstas sin notar las ofensas de sus diablillos, insultan y amenazan a Juan. Nadie le comprende, es un hombre poco virtuoso y poco agradable a la vista de cualquier otro mortal. Incluso los perros le ladran y los gatos se espantan, las ratas le huyen, y, los borrachos recobran la sobriedad después de toparse con aquel hombre de los andrajos, aquel un caballero de buen aspecto para un Cromañón, lo sé, exagero, sería de un Australopiteco.

A veces Juan recuerda el romance que florecía entre él y su mujer, aquellos vagos recuerdos solo saben provocar dolor, tal vez, si no fuese por aquella maldita guerra, Juan sería el hombre más respetado de su barrio, el más amado y hasta el más feliz. Pero no, y a sus curtidos cuarenta y dos años, Juan ya sabe que la muerte se apartó de él, el día que le dejó vivir en aquellas trincheras. Mientras Juan comienza a preguntarse lo que le orilló a unirse a la milicia, mientras inicia una reflexión de tipo filosófica sobre el concepto de la vida, sus manos se ocupan de las bolsas de basura que yacen a su alcance, por un pedazo de pan, y si acaso tuviese suerte las sobras que dejan algunas personas de la afamada comida rápida.

Esquina tras esquina, mientras recorre con sus ásperos dedos las bardas suaves color pastel, que le encierran en aquel barrio, como si fuese un lugar que jamás ha visitado, sin embargo, cada día de su vida recorre ese mismo pasaje arquitectónico, que adorna su vecindario. Parece no tener suerte y cuando observa a alguien de buen vestir, con un movimiento repetitivo de manos hacia su boca, mientras tartamudea un difuso –ah, ah, en señal de alimento, pero, le rechazan cuan vil basura social fuese. – ¿Acaso nadie sabe que él luchó por su patria?, como si los adultos que ayer fueron niños se jactasen de las horrorosas vivencias de Juan, como si poco importase que aquel vagabundo les dio otra oportunidad de vivir, Juan el ex-raso de infantería. En aquellos años le llamaban héroe por darles la vida, y hoy, es solo, un asesino más.

Después de unos cuantos metros, y, de otros tantos rechazos, Juan halla comida proveniente de una lucha contra una manada de perros… al final la victoria le sonríe y puede, al menos ese día darse un festín. Aunque Juan desea la muerte, el instinto de supervivencia se lo impide, cosa que aprendió cuando los obuses de aquella guerra caían cerca y se lanzaba precipitadamente para alejarse de sus explosiones. Incluso se ha tirado en las carreteras, pero a instantes de su suicidio su inconsciente le engaña, y tan pronto como recobra la consciencia se haya sobre el cofre o se ha tirado hacia un costado de la calle, a minutos de su cometido contra aquellos motorizados vehículos.

Se acerca la noche y un grupo de vándalos anda enrollado dentro de su maloliente terreno baldío –aquellos jóvenes que hoy solo saben drogarse, se dice a sí mismo. Juan intenta hacerse el loco, coge dos botellas rotas por el cuello, luego, empuña cuan bayoneta se tratase, entonces, grita la consigna –viva el imperio, viva el rey. Las obscenidades no son lo único de esos chavales, le arrojan piedras, Juan cae rodando a escasos quince metros de la pandilla. El silencio después de aquella embestida, se divisa a través de los vehículos, de la sombra de la noche, del viento golpeando los rostros de aquellos bellacos. Juan se hace el muerto, pensando que el enemigo le ha disparado con un fusil o una ametralladora mientras aquellos se acercan, se entierra a la tierra como si de una patata se tratara. Las pisadas chuscas que hacen crujir la yerba, que arrastran el calzado bajo los huecos de tierra, que, sin el mínimo cuidado, Juan ya predice el tiempo de su llegada, entonces coge con fuerza el trozo de vidrio y sus dedos se llenan de sangre… los pasos de aquellos invasores se acortan, y con el rabillo del ojo Juan puede observarles. El tiempo parecía detenerse, bajo las pisadas del hombre que lideraba la marcha, él lo sabía mientras una bala, tras otra y otra le atravesaba su costado izquierdo. 
Cohuo Nic Leunam
http://letradas.blogspot.es/
Leer más

7 de mayo de 2015

el comentario 14 comentarios

Luna de junio


«El cielo, limpio de nubes, pasaba del añil al negro, y el disco reluciente de la luna se erguía sobre el horizonte, reflejándose, casi como en un espejo, en las increíblemente quietas aguas del mediterráneo. Padre e hija contemplaban la escena desde la torre del faro.

—Papá, ¿dónde está la luna? ¿En el cielo, o en el mar?

Su padre la miró con ternura. Inconscientemente recordó el momento, seis años atrás, en que su hija nacía, y su mujer, como si de un diabólico intercambio de vidas se tratara, dejaba de existir. Ella conocía el riesgo, pero lo aceptó. Él no. No recordaba sus palabras cuando hablaron de ello, pero sí sus ojos. Sin embargo, él no podía querer a quién le había quitado lo que más quería. Desde ese mismo faro, un par de días después, ayudado por el cálido viento de poniente,esparcía sus cenizas en el mar. Ahora todo había cambiado, y comprendía muchas cosas. Gracias al tesón de los abuelos, aquel bebé sin nombre se convirtió en Alicia. Y Alicia dio sentido a su vida. Y no había vuelto al faro desde entonces, pero ahora estaba allí, mirando el mismo mar y el mismo cielo. Y su hija quería saber dónde estaba la luna. Y él recordaba el mismo día seis años atrás. Y las cenizas al viento, entre el cielo y el mar. Y ¿dónde estaba ella?, se preguntaba él. Y la respuesta era la misma.

—La luna no está, ni en el cielo, ni en el mar, hija mía... Está en tus ojos.»

Isidoro A. Valcárcel
http://www.cuentosnaweb.blogspot.com.es/
Leer más

5 de mayo de 2015

el comentario 8 comentarios

La mejor medicina


Todo el mundo sabe que hay horarios en que tomar la autopista es una verdadera locura. Sólo una decisión insana o una obligación ineludible nos permite subir la rampa sin saber siquiera cuando ni dónde podremos volver a bajar. Enfundada en su ambo verde pastel, María del Carmen se había visto obligada a soportar esa previsible tortura ubicada en el asiento del acompañante.

-Doctora - dijo por lo bajo Carlos, el chofer  - mire que como van las cosas vamos a tardar unas tres horas hasta el Sor Ludovica de La Plata  y con este coro de ángeles se nos va a hacer mucho más que cuesta arriba...

María del Carmen puso sus manos cubriéndose la cara en un silencioso gesto de pavor que le robó una sonrisa al chofer agotado luego de una jornada completa manejando.

Tras ellos, en la zona de cuidados de la vetusta ambulancia se ubicaban Martín, de tan solo ocho años y su madre que no paraba de llorar ensimismada en su propia angustia.

Entre los sollozos de la mujer y los lamentos de dolor del chico, era probable que terminaran volcando la unidad en un accidente anunciado por la falta de tranquilidad que flotaba en el ambiente.

Curiosamente la experiencia de la médica indicaba que el niño no podía tener el dolor que refería y  supuso que el efecto negativo de la angustia materna era el disparador de tanta queja. Así que decidió pasarse atrás y solicitarle de la mejor manera posible a la devastada madre, que en lugar de continuar con su quejumbrosa letanía, entretuviera al niño con alguna historia que desviara su atención a cosas menos dolorosas que las circunstancias que vivía.

-¿No le puede dar más morfina para que no le duela? -pidió la mujer a sabiendas de que ya se habían alcanzado los límites que la buena práctica indica.

- No madre, me encantaría poder darle algo, pero por ahora no puedo. Cuando lleguemos lo van a volver a evaluar y determinarán cómo seguimos...-

Ante la falta de empatía de la señora, María del Carmen prefirió tomar las riendas y suplantar al pariente desbordado, para lo cual comenzó a contarle a Martín que allí donde ahora se dirigían existía el mayor museo de ciencias naturales del país y que allí también estaban guardados todos los huesos de los dinosaurios que él conocía de haberlos visto en Jurassic Park.

A medida que el relato se enriquecía con algunos detalles, el niño comenzó a interesarse abriendo sus ojos con mayor asombro. Viendo el efecto benefactor de semejante medicina, la doctora comenzó a elaborar y embellecer mucho más el tema. Ella le contó que había un pueblo perdido en medio de la Patagonia, tan perdido que nadie recordaba su nombre, donde habían intentado hacer un pozo para obtener agua, le dijo que los obreros cavaron y cavaron hasta que de pronto encontraron un hueso tan gordo que no podían ni siquiera abrazarlo.

-Un hueso así de grande - le dijo señalando en el aire con los brazos extendidos en su mayor amplitud - que había resultado ser el hueso de la pata del dinosaurio más grande de todo el mundo, incluido los Estados Unidos.

Martín ya no se quejaba de su rodilla inflamada y preguntó si se podía visitar aquel museo del que le hablaba.

-Claro que podés - dijo entusiasmada de haber despertado el interés del niño- Está muy cerca del Hospital y tiene rampas y ascensores para que puedas recorrerlo con la sillita...

Martín miró a la mamá como exigiéndole que planificara ese pequeño viaje turístico, mientras la médica le seguía contando sobre las arañas gigantes del Amazonas, los animales embalsamados del Perú, los árboles petrificados de la Patagonia y los esqueletos de ballenas Australes que se encontraban expuestos allí.

Parecía que los ojos de Martín incluso podían llegar a caérsele de las órbitas, pero María del Carmen estaba cumpliendo la hora 18 de su guardia y ya hacía una que entretenía al chico con sus historias. Pensó entonces que era mejor que él - ya calmado de su dolor mediante la maniobra distractiva - le contara un poco de sus gustos y de todo lo que hacía.

-¿Tenés compu en casa?

-Si. -dijo Martín- Apenas llegue voy a googlear lo del museo...pero ahora me dio hambre...

-¿En serio? Que bien. Eso es un buen síntoma...

-Si- intervino por primera vez la madre- es que está desde la mañana sin comer nada -

-Bueno apenas lleguemos al hospital ¿qué le tenés que decir a la médica?

-Que tengo hambre...

-Exacto.

-A mí me gusta jugar en la compu...

Y con esa simple introducción Martín comenzó a dictar un curso acelerado sobre juegos en línea para médicas neófitas, en donde para él no había ni buenos ni malos, sin importar quién era el que cortaba cabezas y cual el que amputaba las manos. Podía enumerar sin equivocarse que zombie daba puntos y cual no valía la pena. Cientos de carreras de autos en donde los héroes eran quienes pisaban abuelitas sumando más puntos que los policías que los perseguían.
Martín era todo un experto y María del Carmen apenas entendía de lo que le estaba hablando, pero lo más importante era que había olvidado su dolor y ya casi llegaban a la guardia.

-¿A la vuelta me cuenta otra historia Doc?- Dijo el chofer sonriendo mientras entraba la ambulancia de culata.

María del Carmen no pudo evitar hacerle una cara de burla.

-Si doctora - dijo la desganada recepcionista- el médico los está esperando en la sala 13 . Suban al primer piso y a la derecha del ascensor sigan por el pasillo hasta el fondo.

Con el obeso chofer vigilando la ambulancia, María del Carmen y la mamá empujaron la camilla hasta el montacargas y subieron al bendito primer piso, línea de llegada de tan largo viaje.

Apenas salieron del ascensor divisaron una figura oscura que casi ocupaba todo el ancho y alto del pasillo. De hombros fornidos y altura colosal, la figura parecía un ser sacado de alguna historieta del pasado. Cada músculo, pectoral, bíceps o tríceps, estaba perfectamente esculpido en resina poliéster  y oculto dentro de la tela de su  disfraz. Raudamente avanzó hasta ellos flameando su capa negra mientras la misma parecía emitir sonidos de tormentas lejanas. La negra máscara de orejas puntiagudas dejaba ver un par de ojos flameantes y las facciones sonrientes de la parte inferior de la cara lucían recientemente afeitadas. En medio del pecho se observaba la imagen de un murciélago encerrado en un óvalo amarillo y sus guantes negros con púas afiladas parecían emular las patas del mismo animal.

El hombre enfundado en ese pesado disfraz que marcaba sus abdominales de manera exagerada, extendió su mano franca hacia Martín que aún no salía de su asombro.

- Hola amigo ! ¿Cuál es su nombre?-

Martín continuaba mudo por la sorpresa
 
-Le estoy dando la mano amigo. ¿Cómo se llama?

Y Martín con la mandíbula caída por el asombro, alcanzó a sentarse un poco en la camilla y responderle al enmascarado: Martín...Martín Fernández...

-Mucho gusto Martín. ¿Por casualidad tenés hambre?

-Mucha...

-Bueno, llegaste justo campeón. Dale, apurate que en la sala están sirviendo un guiso como para chuparse los dedos hasta los codos.

Y mientras se lo decía sacaba de su cinturón de superhéroe un alfajor de chocolate que le entregó junto con una sonrisa.

Detrás de esa máscara se encontraba algún médico en deshoras, un voluntario de algún club de motoqueros, o algún papá que de esa manera agradecía lo que el hospital había hecho por su crío. Una de esas personas que saben dar amor a quienes más lo necesitan. Seres capaces de salir de su trabajo para ir a alegrarles el día a aquellos que no merecen conocer el sufrimiento antes que la alegría. Un tipo bueno que de chico habría querido que un superhéroe le acariciara la cabeza, le hiciera un mimo o le regalara una sonrisa. En esos momentos de pasillo de hospital no importaba quien fuera en el mundo real, en esos momentos de dulzura era un verdadero superheroe y lo sabía al verse reflejado en cada par de ojitos llenos de alegría.

-Bueno amigo- dijo envolviéndose en su capa- me tengo que ir a hacer justicia, perseguir a los malvados y repartir golosinas...Chau Martín. Ponete bien prontito....

Y así como había llegado, ocupando con toda su estampa el ahora angosto pasillo, siguió a la carrera desplegando y haciendo flamear su negra capa, como si en cualquier momento pudiera elevarse y volar.

-!!Chau Robin ¡¡...- le gritó Martín.

La heroica figura tropezó en su propia risa, como alcanzado por un rayo dentro de la oscura baticueva.


OPin 2015

http://cuentossinrumbo.blogspot.com.ar/
Leer más

3 de mayo de 2015

el comentario 2 comentarios

Él


Él pensó que tal vez la había encontrado. Después de tanto buscar y buscar, pensó que aquella muchacha de rizos dorados era la indicada. Él todavía no lo sabe, tiene una vaga idea, pero no está del todo seguro. Ella parece demostrarle y darle los indicios de que si lo es, pero también lo hace dudar.

Se hablan y se conocen mucho, a pesar de que se conocieron hace poco. Se entienden, se ayudan y se ríen. Se ven de vez en cuando, tal vez mucho tiempo, tal vez poco tiempo. A él no le importa cuanto tiempo sea, mientras la vea. A ella no se sabe.

La última vez que se vieron, hubo algo, algo que despertó algo dentro de él. Hubo ese sentimiento que no sentía hace mucho, ese sentimiento de tranquilidad, de paz que tanto necesitaba.

Tuvo relaciones pasadas, nada de otro mundo, pero buscó en esas relaciones a ver si este sentimiento ya lo había sentido y no encontró nada. Eso lo alarmó, por que, tal vez, es una confusión en su cabeza. No se quiere apurar, quiere dejar que las cosas fluyan. Pero eso que se despertó ese día, no para de indagar en sus pensamientos. Sueña con ese momento, lo piensa y ama hacerlo. Cada vez que lo recuerda, lo vuelve a vivir, lo vuelve a disfrutar, ese beso, que fue el primero, pero pareció como si hubiese habido mil entre ellos antes de ese, ese beso, que tal vez empezó algo.

Está confundido, pero al mismo tiempo, está feliz. “-Esta puede ser la indicada.” -pensó.- Pero no estaba del todo seguro, había algo que le faltaba saber, una confirmación, como siempre la necesitó.

Él era un chico, que vivió mucho y aprendió poco. Pero lo que aprendió, se lo quedó, para usarlo en un futuro. Era tonto, pero al mismo tiempo inteligente. Él se decidió, iba a luchar por hacer que las cosas salgan bien, pero sin arruinar lo que se estaba construyendo. Tal vez, no se estaba construyendo nada, y él estaba imaginando todo. Pero tal vez, entre los dos, estaban construyendo uno de los palacios más grandes y mas hermosos nunca antes vistos. Entonces se decidió por poner ladrillo por ladrillo, y si no valía la pena, ya había aprendido a superar esa situación, múltiples veces. “-¿Que puedo perder?” -pensó.- Y él sabía muy bien la respuesta. Pero no le importaba, siguió intentando y lo va a seguir haciendo. Porque en la vida, se prefiere arriesgarse a perder, que arriesgarse a no ganar. Y tal vez, solo tal vez, ganar pueda borrar todas las pérdidas pasadas.


Nicolás Toews


Leer más

1 de mayo de 2015

el comentario 13 comentarios

La Rosaura



- Cuando la Rosaura cumplió los trece, pintaba pa’reina, dijo ese dotor de portafolio negro y zapatos brillosos.

- ¿A quién se refiere doña Pancha?

- A ese que venía cada tanto al boliche del Tuerto en la Avispillas.

- ¿Al doctor Morano?

- Si, ése. Ese dijo que la Rosaura pintaba pa'reina una tardecita que salíamos de la misa de difuntos. Y… la Rosaura estaba linda ese día, yo le había hecho las trenzas con cintas verdes y llevaba el vestido que me regaló la patrona. La patrona siempre me regalaba ropa que su hija no usaba más. Si... ese día estaba linda la Rosaura.

- Está bien, pero cuénteme ¿qué sucedió?

- Ese dotor dijo que la haría reina y sería famosa y ganaría mucha plata.

- ¿Y Rosaura qué dijo?

- Nada, ¿qué iba a decir? Estaba asustada, jamás un dotor le había hablado, me acuerdo que se apretó contra mio cuando el dotor quiso tocarla.

- ¿Y después qué pasó?

- Nada, yo lo saludé (porque hay que ser educada con los dotores) y nos fuimos pa’l rancho.

- ¿Y por qué me cuenta todo eso si no pasó nada?

- No sé, que sé yo. Usté dijo que le hablara de la última vez que vi a la Rosaura.

- Prosiga entonces, ¿qué pasó después? Llegaron al rancho…¿y?

- Y nos comimos las lentejas que habían sobrao del mediodía, y las manzanas que me regaló la patrona, ¿sabe? Ella siempre me regala las sobras de…

- Si, si, ya sé eso, ¿qué más doña Pancha?

- ¿Qué más de qué?

- ¡Oh, por favor doña Pancha!, de Rosaura, de quién va ser? ¿Cómo la vamos a buscar, si no sabemos lo que pasó?

- Después de comer nos sentamos al fresco de la noche a ver las estrellas y como siempre la Rosaura quiso que le cuente la historia de su mamá.

- ¿Y?

- Y se la conté, después me fui a dormir, ella dijo que se quedaba un rato más al fresco y yo le dije que no demorara porque al día siguiente tenía que ir del Goyo a limpiarle la casa. Ese sí que es mugriento, día por medio la pide pa’limpiar. Ella no tenía ganas de ir pero yo la mandé igual porque hay que comer…

- Y entonces?

- Me fui a dormir, primero le recé a la virgencita, porque soy cristiana, ¿sabe?

- Si, ya lo sé doña Pancha, pero ¿qué pasó con Rosaura?

- No sé, cuándo me desperté a la mañana ya se había ido pa’lo del Goyo y no volvió nunca más.

- ¿Cuánto hace de eso?

- Tres años.

- ¡Tres años! ¿ Y recién se preocupa? ¿Recién se pone a averiguar?

- ¡No! si cuando pasó todo el día y no volvió, rumbié pa’lo del Goyo y me lo encontré enojao porque la Rosaura no había aparecido. –“Será que no le pagaste la última vez” – le dije. “Será que es una desagradecida” –me dijo. –“Será que sos un mugriento y pagás poco”-le dije. –“Será que no le das de comer porque me robó la billetera “.-me dijo.

- ¿Y?

- Y… ahí me enojé, nosotras somos pobres pero honestas, jamás le hemos robao a nadie.

- ¿Segura?

Cuando escuchó esto doña Pancha, como pudo se puso de pie porque la artrosis la tenía a maltraer por esos días.

- ¡Oigame bien miliquito de porquería! Jamás hemos robao a nadie, hemos pasao miserias y muchas penurias con la Rosaura, pero jamás hemos robao nada. ¿Me oye bien?, sino pregúntele a la patrona, doña Asunción, que Dios la bendiga por ser tan buen..

- ¡Está bien, está bien!, perdóneme y continúe con el relato

Doña Pancha se sentó con gran esfuerzo, tomó aire, miró por la ventana, a través de las cortinas transparentes se veía un cielo plomizo y triste. La tarde estaba cayendo.

Apoyó la espalda en la silla y miró al agente…

- Así como esta tarde era la tarde de Navidad que apareció por el rancho el Goyo. Lo vi venir de lejos, con las manos en los bolsillos, la cabeza gacha.

- Discúlpeme, doña Pancha-me dijo- encontré la billetera con todos los billetes, la Rosaura no me robó nada.

- Eso no cambia las cosas m’jito, aunque lo disculpe la Rosaura no va a volver.

El Goyo se sentó en un tronco cercano y me dijo:

- Yo sé que a usté no le caigo en gracia, pero sepa que jamás le hubiera hecho daño a la Rosaura, yo la quería y la quiero, esperaba que se haga grande, que se haga mujer pa’pedírsela de compañera.

Yo levanté la cabeza y lo miré fijo, pero él continuó:

- No, no me diga nada, ya sé que no me quiere, pero soy un hombre bueno, trabajador, bruto,sí, criado en los matorrales, entre el rigor de las heladas y los infiernos del verano. Aprendí a quererla y respetarla, la Rosaura era una muchachita muy buena y muy trabajadora…
Doña Pancha no concluyó la frase

¿Y? -Preguntó el agente- ¿qué más le dijo?

- Cosas que a usté no le importa, pero ese día me juró por la virgencita que la buscaría y me la traería de vuelta.

- Y…¿la encontró?

- ¡Qué la va a encontrar ese mal nacido! ¡Que la va a encontrar..

Como pudo volvió a levantarse y arrastró los pies cansados hasta la ventana, corrió las cortinas y miró las pocas estrellas que las nubes no podían ocultar.

- Esta noche va a llover –dijo- la luna está echando agua. Espero que esté bajo techo.

- ¿Quién?

- ¡Hombre, pero qué bruto es usté! La Rosaura, espero que esté bajo techo que no se le mojen las trenzas.

El agente sintió pena por la anciana y contestó

- Seguro que sí doña Pancha, seguro que sí. Pero cuénteme, ¿qué pasó con Goyo?

- ¡Ah! Ese mal nac.. –se mordió los labios porque no le gustaba insultar-. Ese, volvió al día siguiente al rancho, llevaba un bulto de ropa, el sombrero calado hasta las orejas. Venía con el pingo y el Chifle.

- ¿Con quiénes?

Doña Pancha se impacientó

- Con el caballo y el perro m’ijo, pero usté no sabe nada ¿a qué escuela fue? Llegó al rancho, me saludó y me dijo que no volvería si no traía a la Rosaura con él. ¡Qué maldito el Goyo!

- ¿Por qué?

- Porque mucho después en una primavera lo vi venir con la sonrisa de oreja a oreja, de lejos me vio y empezó a gritar:

- ¡Ña Pancha acá la traigo! ¡Acá está la Rosaura!

Caí de rodillas y comencé a llorar de alegría, mientras se acercaba le rezaba agradecida a la virgencita…

- ¡Pero entonces, la encontró!

- ¡Qué la va a encontrar! La que estaba con él no era mi Rosaura, era parecida, pero no era mi Rosaura, tenía un pelo colorao, ni siquiera tenía trenzas, la jeta pintada como payaso, con un lunar en forma de estrella arriba del labio, esa no era mi Rosaura.

- Pero doña Pancha, la moda cambia a las personas…

- Si, puede que sí, pero los ojos de esa moza eran como un pozo profundo de tristeza y soledad, estaban vacíos y fríos y cansados. Créame agente, esa moza llevaba vividos más de cien años y mi Rosaura solo tiene trece…


 Nelvis Ghelfi

http://sincaramelos.com/
Leer más